Saltear al contenido principal

La Voz de la Diáspora: Colombia es hoy el objetivo

Los hechos ocurridos en la frontera colombo-venezolana prueban la presencia y dominio real de la guerrilla colombiana en territorio venezolano

Por PACIANO PADRÓN, LUIS CORONA
28 de mayo de 2021

Las redes ilícitas de poder en Venezuela y el crimen internacional organizado se lanzan con todo, para intentar sumar Colombia al grupo de los sometidos desde La Habana.

En nuestra reflexión anterior, en Diario Las Américas, afirmamos que nos interesa la democracia en nuestro país, pero también es nuestro problema la de los países vecinos, porque si cae la democracia en el país de al lado, se afecta indefectiblemente el nuestro.

Colombia, pilar de la democracia en el continente, es valladar que perturba la expansión de la criminal “revolución socialista”, que no es sino más y peor de lo mismo, más del empobrecedor proceso cubano-comunista. Colombia -por muchas razones, la más elemental su vecindad con Venezuela- es territorio natural de expansión del “socialismo del siglo XXI”, que no es como quieren venderlo un movimiento político, es una herramienta del crimen internacional organizado que actúa en alianza con la corrupción, el narcotráfico, la guerrilla y otros criminales, con sólida estructura financiera que abre puertas.

No debemos olvidar a Diosdado Cabello cuando amenazó a Colombia, diciéndole que si Venezuela entraba en guerra con ese país, esta se produciría en su territorio. La guerra ha comenzado, es sui géneris y difícil, el enemigo está camuflado en medio de la población. Está comprobada la presencia de agitadores de los regímenes venezolano-cubano y boliviano, entre otros infiltrados, en las manifestaciones que de manera concertada y bien financiada han convulsionado la vida social, económica y política de Colombia.

Las manifestaciones de calle vinculadas al crimen, al robo y destrucción de espacios y propiedades públicas y privadas, debilitan estructuras e instituciones en momentos socialmente difíciles por la pandemia, económicamente complicados por la consecuente recesión e inflación, y políticamente comprometidos, al no estar pasando el presidente Duque por su mejor tiempo, en este que es un año preelectoral. Petro, con apoyo del Foro de Sao Paulo, de Cuba y del régimen de Maduro, no ha dejado de estar en campaña de agitación ni un solo día, cumpliendo lo que había dicho, que no dejaría gobernar a Duque, quien lo derrotó en las últimas elecciones.

Que nadie lo dude, si bien las protestas podrían tener en su origen una legítima causa popular, es evidente que el objetivo político es la destrucción de la institucionalidad democrática, como lo han hecho en Argentina, en Chile y Perú.

Los hechos ocurridos en la frontera colombo-venezolana, en el Alto Apure, prueban la presencia y dominio real de la guerrilla colombiana en territorio venezolano, generando una situación de guerra extraña, que si bien hoy se da en territorio venezolano, mañana podría darse en territorio colombiano, con invasión de irregulares y su aporte de socialismo del siglo XXI. Sería una invasión armada peculiar, donde el régimen de Maduro entra disfrazado a Colombia.

Pedimos solidaridad plena con el noble pueblo colombiano y con su democracia. La lucha de hoy es de los colombianos para preservar y profundizar su libertad, acompañada de justicia social; pero también es afán de los venezolanos, de todos los latinoamericanos y de los estadounidenses, demócratas o republicanos, que queremos revertir el proceso de derrumbe de las democracias en el Continente, objetivo del comunismo internacional. En VenAmérica hacemos nuestra la causa de Colombia.

FUENTE: VENAMERICA

Publicado en https://www.diariolasamericas.com/opinion/la-voz-la-diaspora-colombia-es-hoy-el-objetivo-n4224051

Compartir
Volver arriba