Saltear al contenido principal

Golpe de estado continuado contra la Asamblea Nacional

Las flagrantes acciones del régimen ilegítimo y usurpador venezolano en contra de la Asamblea Nacional han sido y son, en efecto, más que evidentes desde el momento mismo en que cerca  de catorce millones de venezolanos eligieron sus representantes a este Cuerpo Legislativo, que representa la voluntad y la expresión política de la ciudadanía democrática nacional. Es por ello que, y visto el desconocimiento del que ha sido objeto el régimen de Nicolás Maduro por parte de la comunidad internacional de vocación libertaria, es incuestionable el carácter institucional de esta Asamblea Nacional en virtud de ser el único poder público legítimo sobreviviente del muy golpeado y desarticulado sistema político democrático venezolano.

Al amparo de las deshonradas togas del ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia y de los integrantes del írrito Poder Moral, cerca de treinta diputados representantes de diversas circunscripciones electorales y, se insiste, legítimamente electos por los ciudadanos, han sido despojados abiertamente del ejercicio de sus funciones; allanadas sus inmunidades parlamentarias a espaldas y en violación de los procedimientos expeditamente normados por la Carta Magna venezolana; secuestrados y detenidos sin antejuicio de mérito alguno; han tenido que solicitar asilo y protección en Legaciones diplomáticas de países amigos; o bien, han debido huir y escapar al exilio. Tales reales circunstancias son evidencia de un golpe de Estado continuo en contra del único poder legítimo venezolano, con la finalidad de impedir el cumplimiento y ejercicio de las atribuciones expresamente consagradas en el corpusnormativo nacional, especialmente aquellas referidas a la labor legislativa y contralora que es menester e indispensable ejercer en todo sistema democrático que se respete y que es fundamento de un Estado de Derecho presente, regulador y garante de las relaciones entre los poderes públicos y entre estos y la sociedad.

La historia recuerda el vergonzoso asalto al Congreso Nacional vilmente perpetrado por el general José Tadeo Monagas el 24 de enero de 1848 y, más recientemente, el golpe de Estado por parte del entonces presidente del Perú, Alberto Fujimori, el 5 de abril de 1992. Hechos estos que, junto con las acciones de la tiranía actual venezolana, son expresión del desconocimiento rampante de la institucionalidad y la voluntad expresada por las sociedades de América Latina al elegir sus representantes ante los cuerpos legislativos y deliberativos de sus respectivos países.

Desde esta organización VENAMÉRICA, expresamos el más contundente rechazo a las vergonzantes acciones del régimen usurpador venezolano, amparado en la infamante y oportunista aquiescencia de los ilegítimos integrantes de los poderes judicial y moral, en contra de los representantes legítimamente electos por los ciudadanos venezolanos, en genuino ejercicio de sus derechos cívicos constitucionales. Igualmente, deploramos la incontestable violación de la letra constitucional y su conveniente, ligera y fraudulenta interpretación, con la finalidad de pretender validar y dar contenido legal a las intenciones y acciones encaminadas a desmantelar la legítima Asamblea Nacional venezolana y desconocer la voluntad popular en ella representada.

Finalmente, hacemos un perentorio llamado a la comunidad internacional para que deplore y condene las acciones inconstitucionales del ilegítimo régimen de Nicolás Maduro,  en contra del Poder Legislativo venezolano y tome las medidas para restablecer la institucionalidad y el respeto del Estado de Derecho ya inexistente en nuestro país.

Por la Junta Directiva de VenAmérica, Gonzalo Aguerrevere, Nelly Arguello, Carlos García, Horacio Medina, Ángel Navarro, Alejandro Oropeza, Paciano Padrón, Iván Ramos, Antonio Rivero y,

Luis  Corona
Presidente

E-Mail: presidencia@venamerica.org

Doral, Florida. Mayo 11, 2019

Volver arriba