Saltear al contenido principal

La catástrofe del Coronavirus tiene epicentro en Venezuela

Responsablemente hemos alertado a los estados del Continente sobre la imposibilidad de que este problema permanezca solo dentro de los límites de Venezuela

Por VENAMÉRICA – PACIANO PADRÓN , LUIS CORONA

 “Tan real como la crisis humanitaria que afecta a la población venezolana, es la evidente incapacidad del régimen  usurpador de Maduro para enfrentar el problema. Si no se hace lo que hoy corresponde ante el virus Covid-19, se generará una mortandad sin precedentes, convirtiendo a Venezuela en un peligroso y criminal foco de la pandemia, que obligaría a los países vecinos a actuar en su propia defensa”.  Así de claro lo hemos dicho desde VenAmérica, en comunicación que acabamos de enviar a los señores representantes permanentes de los 34 países miembros de la OEA.

Es inminente que, como consecuencia de esta catástrofe humanitaria, se produzcan fuertes estallidos sociales a lo largo y ancho del país, tal como ya comienza a ocurrir. Este drama lo complementa un cerco mediático absoluto, violador de la libertad de expresión y perseguidor de los comunicadores sociales que, valientemente, denuncian la dramática realidad. A la catástrofe humanitaria de hambre, sed, enfermedad y ahora el coronavirus, se suma la violación de derechos humanos, que hoy se incrementa, para acallar las voces disidentes del régimen.

Responsablemente desde VenAmérica hemos alertado a los estados del Continente sobre la imposibilidad de que este problema permanezca solo dentro de los límites de Venezuela. La población buscará escape a la muerte que la acecha por todos lados, el Covid-19 corona el drama, que podría constituirse en una tragedia continental, de no diseñarse acciones precisas y urgentes. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), acaba de alertar sobre la extrema vulnerabilidad de Venezuela, ante la Pandemia del Coronavirus. Hoy más que nunca se hace necesaria una acción concreta y contundente de la OEA y del TIAR.

Estamos frente a un punto de quiebre, en una encrucijada de la experiencia política y social que ha venido padeciendo Venezuela. El presidente encargado, Juan Guaidó, acaba de invitar a instalar un gobierno de emergencia que incluya a todos los sectores del país, que abra un canal humanitario para la ayuda internacional, que permita canalizar un préstamo para, entre otros paliativos, dar ayuda directa a la familia venezolana, y ha solicitado la sanción de una ley de garantías, estabilización democrática y reconciliación nacional.

Hay más, Guaidó solicitó tres apoyos fundamentales: 1) el respaldo de la Fuerza Armada Nacional, a la que ordenó ponerse al servicio del pueblo y de la gobernabilidad; 2) el respaldo de la comunicad internacional, y 3) el respaldo de los partidos políticos y de las organizaciones de la sociedad civil, entre las que se encuentra VenAmérica, que entusiasta apoya el gobierno de emergencia, que habíamos ya sugerido la semana pasada, en comunicación dirigida a líderes de la sociedad civil y de los partidos. Como lo ha dicho Guaidó, es hora de que juntos atendamos esta emergencia humanitaria.

La catástrofe del coronavirus tiene epicentro en Venezuela, lo que obliga a la comunidad internacional a mirar hacia allá. Cerrar los ojos hoy, no atender la urgencia pensando que este es asunto de Venezuela y que cada país debe velar por lo suyo en tiempo de pandemia, sería un craso error, porque la catástrofe del coronavirus de Venezuela se exportará, las víctimas huirán de la muerte en procura de la vida. Esa es la ley de sobrevivencia.

La crisis venezolana ya ha tenido un significativo impacto en la región, una numerosa diáspora que se aproxima a los seis millones de migrantes. Según ACNUR, hay países “sobrecargados y algunos están llegando a un punto de saturación”. Atención las Américas y el mundo: la catástrofe del coronavirus tiene epicentro en Venezuela. www.venamerica.org.

Los autores de este artículo son Luis Corona, presidente de VenAmérica y Paciano Padrón, vicepresidente de VenAmérica.
Publicado en diariolasamericas.com 30 de marzo

 

Volver arriba