Saltear al contenido principal

Adolfo Salgueiro: Es evidente que la comunidad internacional nos insta al diálogo

  • Durante la reunión del Comité Político de VenAmérica, el Dr. Salgueiro, miembro de este grupo de trabajo, explicó claramente la repercusión que el informe de Michelle Bachelet ha tenido en la comunidad internacional

El doctor Adolfo Salgueiro, durante la reunión del Comité Político de VenAmérica intervino para referirse a la repercusión del Informe de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, sobre la tragedia venezolana, en  todo el hemisferio.

Para el doctor Salgueiro gracias al gran impacto que generó este documento en toda la comunidad internacional “lo cierto del caso es que las negociaciones que empezaron en Oslo (antes del informe de Bachelet) y que han seguido en Barbados (después del informe) se escenifican en condiciones muy diferentes para cada uno de los actores. Prueba de ello es la actitud de cada bando al salir del encuentro. El ―oficialismo apaleado― habla de “progresos sustanciales” y la oposición se mantiene en la posición firme de continuar sin descanso el camino de su agenda y sin permitir que el tal “diálogo” se convierta tan solo en oxígeno para quienes aún ocupan Miraflores y el aparato administrativo del Estado.

Explicó el experto en derecho internacional que “es evidente ―y se ha repetido hasta el cansancio― que quien más apoya la causa de la restitución democrática ―la comunidad internacional― nos insta al diálogo como arma democrática civilizada y por lo mismo no es conveniente negar esa posibilidad, todo ello sin renunciar a la convicción de que  el envión final reside en nosotros, los venezolanos unidos, movilizados y persistentes. ¿Implica riesgos? Sí. Solo frente al televisor y por WhatsApp será difícil imponerse a quienes no tienen ya reparo alguno en el ejercicio de la maldad. ¿Duro? Sí. Pero lo que tenemos que vencer no es una “papayita”.

Aclaró que para quienes creen que el demoledor informe de la alta comisionada es el final del trámite es bueno que estén enterados de que es solo el principio. En efecto, la visita de Bachelet fue el resultado de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, ente ante el que la alta comisionada presentó sus conclusiones hace apenas unos pocos días. Con eso en la mano, el Consejo lo revisará y en su reunión plenaria, prevista para el venidero septiembre, resolverá si lo acoge o qué otra acción se recomienda.

Lo insólito del susodicho Consejo de Derechos Humanos es su composición, pues consta de 47 miembros: África, con 13; Asia Pacífico, con 13; América Latina/Caribe, con 8; Europa Occidental, 7; Europa Oriental, 6, y si usted se toma la molestia de verificar quiénes son, tendrá la sorpresa de encontrarse con la presencia ―entre otros― de Cuba, Argelia, Egipto, Rusia, Arabia Saudita, Qatar, República Democrática del Congo, Somalia, múltiples dictaduras de África, Venezuela y varios otros, cuyas credenciales de compromiso con los derechos humanos son muy poco encomiables. Saque usted sus conclusiones. En todo caso, el impacto político del informe de la alta comisionada no podrá ignorarse, menos aún en el ámbito continental y como insumo de la realidad política venezolana.

Luego de finalizada la participación del profesor Salgueiro,   Luis Corona manifiesta: “que dado  que este informe será analizado por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en el mes de Septiembre y  tomando en cuenta  que en la pasada reunión del Grupo de Lima, celebrada en Chile, en abril pasado, el gobierno de Lima acordó acoger una reunión,  a celebrarse el 6 de Agosto, donde serán convocados los cancilleres de 100 países, incluyendo los principales actores de la crisis del país hermano, incluyendo Cuba, Rusia y Turquía, debe nuestra organización  considerar la posibilidad de preparar un documento  o comunicación  dirigida a los promotores de esta reunión, proponiendo que el informe de la Alta Comisionada de los derechos humanos, forme parte de los asuntos a considerar  en dicha reunión, ya que,  este importante encuentro tiene la particularidad de que tanto el Grupo de Lima como el Grupo Internacional de Contacto convocan  a  100 países para que juntos  puedan encontrar salidas que conlleven a la restitución de la democracia en Venezuela”

Explicó Luis Corona que  por medio de Coalición por Venezuela, de reciente creación en Medellín en el marco de la 49 Asamblea Ordinaria de la OEA, se pudiera buscar el apoyo a este documento y además lograr que otras organizaciones, que no están afiliadas a dicha agrupación, puedan respaldarlo y luego enviarlo a los promotores del evento y a nuestro embajador Julio Borges.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba