Saltear al contenido principal

El contagio de Juan Guaidó

Sería ilógico ignorar el clamoroso éxito político que se apuntaron los 100 diputados que acompañaron al presidente Juan Guaidó en su hazaña por recobrar el palacio legislativo

Por VENAMÉRICA

Por Nelson Oxford
Comité Político VenAmérica

¿Qué es el contagio, según la RAE? Transmisión de una enfermedad por contacto con el agente patógeno que la causa. Transmisión de una idea, un sentimiento o una actitud por influencia de una persona. Y, ¿según Wikipedia? Transmitir o pegar un hábito o uso de lenguaje mal hablado, como el español de algunas personas a otros que cuentan como lengua materna el español. Deriva del verbo «contagiar», teniendo como sinónimos las siguientes palabras: comunicar – conferir – contaminar – infectar – pegar- transmisión.

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, consiguió entrar a la fuerza este martes al hemiciclo y juramentar el cargo de presidente interino del país después de permanecer retenido en las inmediaciones del edificio por un cordón policial de la Guardia Nacional Bolivariana. La juramentación se realizó con el respaldo de un centenar de diputados opositores. «De la misma forma que viven los venezolanos, entrar hoy al hemiciclo también ha sido una hazaña», dijo Guaidó ante la prensa tras conseguir entrar la AN. Reseña BBC News Mundo.

La definición etimológica y la reseña periodística dan sustento para justificar el título de este artículo. Sería ilógico ignorar el clamoroso éxito político que se apuntaron los 100 diputados que acompañaron al presidente Juan Guaidó en su hazaña por recobrar el Palacio Federal, sede de la Asamblea Nacional Venezolana, un hecho valiente y trascendental que sin duda marcará pauta en el devenir de lo que se puede vaticinar, sin necesidad de bolas mágicas: será un año lleno de ambición y confrontación, zancadillas, traiciones y sorpresas.

Sería mezquino negar el arrojo del joven presidente en su determinación frente a las bandas armadas de la dictadura, militares y civiles, que intentaron infructuosamente frustrar su cometido, lo cual se tradujo en una insuflación de intrepidez y coraje a todos sus colegas parlamentarios y en minutos, gracias a las redes sociales, porque medios de comunicación no hay, demostraron el poder de la alianza. “Usted no decide quien entra”, grito a pulmón Guaidó al coronel encargado de cerrar el paso a los diputados opositores que forcejeaban con pasión por ejercer su derecho junto a su líder, lo que se convirtió en el mayor logro de la jornada: EL CONTAGIO.

Después un año lleno de altibajos que comenzó con gran expectativa y euforia, empañada por actos sin resultados producto de un excedente de confianza, sobrevaloración de las fuerzas propias versus la inhumana perversidad del enemigo, el reconocimiento de más de 60 países y organizaciones internacionales y el bloqueo político, económico y comercial que acorraló a la dictadura obligándola a replegar y reorientar su maniobrar, mas no su empecinada maldad, llegó un periodo de oscurantismo, decepción y deserción, muchas veces estimulado desde lo interno de la propia oposición. Juan Guaidó y su conquista han logrado catapultar la lucha por la democracia en Venezuela con un nuevo aliento, un renacer de esperanza y fe que sin lugar a dudas CONTAGIÓ a la mayoría de la población, incluidos sus más enconados adversarios, dispuestos a no perder una oportunidad de CAMBIO que esta vez no puede fallar.

CONTAGIO que comunica una expectativa para dar vuelta a la actitud pasiva de la sociedad civil por una más activa y participativa, que convoque y comprometa a la unidad en un solo objetivo: el cese de la usurpación para lograr elecciones libres en una Venezuela democrática.

14 de enero de 2020
www.venamerica.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba