Saltear al contenido principal

Una semana para la historia

Nuestro Juan creció y se puso a la altura del liderazgo mundial, lo cual refuerza la estrategia de la ruta trazada inicialmente. Unámonos los venezolanos a su alrededor

Por VENAMÉRICA

Por NEURO J. VILLALOBOS RINCÓN
Miembro Comité Político VenAmérica

“Hay que hacer un esfuerzo sobrehumano para enfrentar y sobreponerse a un modelo ideológico desprovisto de valores y devolver a la democracia sus principios fundamentales”. Neuro Villalobos R.

Esta primera semana de febrero ha comenzado con gran intensidad debido a los acontecimientos políticos ocurridos. La negativa del régimen de Venezuela a permitir el ingreso de los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, es una confesión explícita de su culpabilidad que abulta el informe de la sra. Bachelet donde se señalan las violaciones de lesa humanidad que el régimen ha venido cometiendo insistentemente en franco desafío a todos los organismos internacionales.

La presencia de Juan Guaidó en el Congreso más importante del mundo, invitado por el presidente Donald Trump en el discurso del Estado de la Nación, resultó apoteósico. Ovacionado por un tiempo más largo de lo normal, de pie, y por los integrantes de los dos grandes partidos en un solo aplauso, demostró quién es “el verdadero y legítimo” Presidente de la nación venezolana, como lo mencionara el Presidente de la primera potencia mundial. Su amenaza: ”La tiranía de Maduro será destruida” y su compromiso: “Señor presidente, lleve nuestro mensaje al pueblo venezolano: los estadounidenses están unidos por la lucha por su libertad”, seguramente puso en tensión a más de un dirigente chavista y a lloriquear a los máximos representantes del régimen más bestial y atroz que ha tenido nuestra nación.

Desde mi particular visión, la falta de pedagogía política observada al comienzo del acto por la expresión de desaire del presidente Trump a la presidenta de la Cámara de Representantes, así como la nada ejemplar conducta de ésta al romper la copia del discurso al final, quedaron impresas como mal ejemplo ante el mundo de lo que es la falta de tolerancia y respeto, que son dos principios esenciales de la democracia.

Al día siguiente, el Senado norteamericano absolvió de cargos al presidente Trump, los cuales habían sido planteados por los representantes demócratas y éste invitó a nuestro presidente legítimo a la Casa Blanca. Siguió su periplo en reuniones con funcionarios de alta jerarquía del gobierno norteamericano y el señor Luis Almagro, secretario general de la OEA, actividades que aceleraron los movimientos peristálticos del estómago de los integrantes de la mediocridad política del régimen y de algunos miembros de la oposición de la oposición.

Sin duda, Guaidó se cubrió de gloria, la cual esperamos se haga extensiva para todos los venezolanos. Por eso desde Venamérica, organización de venezolanos expatriados radicados en Florida, ratificamos nuestra solicitud de que el presidente Juan Guaidó designe un Consejo Consultivo, cuerpo asesor que integre a la sociedad civil, para que aporte toda su experiencia y energía para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia y afirmación de los derechos humanos en nuestro país. Nuestro Juan creció y se puso a la altura del liderazgo mundial, lo cual refuerza la estrategia de la ruta trazada inicialmente. Unámonos los venezolanos a su alrededor para completar exitosamente la espectacular faena de rescatar nuestra democracia y respirar aires de libertad.

info@venamerica.org
nevillarin@gmail.com
Tomado de > https://www.diariolasamericas.com/opinion/   11 de febrero de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba